mongoliara hemezortzi (18)

 

Kazahastán II

Entrar en Kazahastán supone entrar en el noveno país más grande del mundo y también en el más desconocido. Su poblacion es de 15 millones de habitantes. El gobierno actual se esfuerza en ofrecer una imagen de actualidad, pero su herencia soviética se deja sentir todavía, ya que fué el país que más sufrió el “apoyo” del régimen comunista. En este intento se encuadra el equipo ciclista “ASTANA” que toma el nombre de su capital, la cual está experimentando un rápido crecimiento y una notable transformación de cara al siglo XXI, tratando de integrar las mas de 100 etnias que conviven en una amalgama de arquitectura y costumbres islámicas, occidentales, soviéticas y futuristas.

Almaty, antigua capital, es la más europea en cuanto a hoteles, boutiques, cafés y sobre todo coches de lujo, hasta el punto de que la marca Lexus no es demasiado apreciada. Los próximos juegos asiáticos de invierno se van a celebrar aquí.

Como chascarrillo se cuenta que, en alguno de los desplazamientos del presidente por la ciudad, vió tal cantidad de Hummers por la calle, que le entraron celos del nivel adquisitivo de sus ciudadanos y dió órdenes a la policía para que sancionaran a todos esos modelos que fuesen sucios por la calle. Más tarde, se sancionaban aunque fuesen limpios, y consiguió reducir su numero tanto, que se puede decir que su presencia es testimonial.

En el s. V a.c., el Sur del país , desde Altay hasta Ucrania, estaba habitado por nómadas Saka afines a la cultura Scita. Dejaron multitud de monumentos funerarios en alguno de los cuales se han encontrado tesoros de oro y piedras preciosas. El más importante fue descubierto en 1969 y se le llama el del “hombre de oro”, porque aparte de más de 4000 piezas de oro finamente talladas, se recuperó un escudo de guerra de 70cms. también de oro que ha sido adoptado como el símbolo nacional.

Hay otros cientificos que dicen que el escudo ciertamente es de un guerrero, pero afirman, que como gran parte de lo hallado pertenece a mujeres, y como casi el 20% de los ejércitos scitas estaban formados por ellas, pues eso, que se debería llamar “la mujer de oro”. El caso es buscar algo para liarla.

Para subir hacia Seméi, cogimos la ruta por Koktal que tenía poco tráfico, la carretera era buena y los paisajes esteparios.

En Tardyqorghan, llamada siete ríos por su abundancia de tales, se nos ocurrió bajar a sus orillas, pero en menos de 10 minutos salimos corriendo y subimos a una colina, encima de un cementerio, ¡que paz!, sobre todo por los mosquitos, porque los habitantes del barrio de al lado, ya sospechábamos que no nos iban a molestar.

Semei , antiguo Semipalatinsk. Fué fundado en 1718 como fortificación rusa y ha experimentado un fuerte declive económico. Llegamos a un hotel ruso, inmenso de grande, lo más frío y desangelado imaginable. José Ignacio salió horrorizado diciendo que, aunque no conocía una pocilga, seguro que era mejor que aquello. Las habitaciones baratas tenían baño en el pasillo y sólo agua fría, y era como entrar en una tumba. Nos fuímos a otro de enfrente afrancesado y coqueto. La diferencia de precio sin comentario.

Por la mañana visitamos una iglesia ortodoxa, una mezquita apastelada, y cuya cuidadora en cuanto le dijimos que éramos españoles, cruzó los brazos por delante de la cara y  dijo: “no pasarán”(Pasionaria), y se reía y decía que aquello fue hace mucho.

El museo de arte de pintura s. XVIII y XIX  tenía como cebo un cuadro de Rembrant,, y  que , qué casualidad, estaba en restauración. El edificio era soviético, con mucho mármol pero tétrico. Había una matrona en cada sala y cuando entrabas encendía la luz, y la apagaba en cuanto salías. Fue curioso encontrar grabados originales de Tarragona, Monserrat y Poblet, escritos en castellano y francés.

Fué muy interesante visitar la parte antigua de la ciudad con casas originales rusas de madera, sobre todo, la que habitó Dostoyevsky cuando estuvo desterrado varios años y que ahora es un museo. Su presencia hizo florecer las artes y el conocimiento entre los kazajos locales.

Entre 1949 y 1989 los soviets hicieron explotar mas de 460 bombas nucleares en una zona esteparia a 200km de Semei. Por cierto, que nadie les avisaba de lo que ocurría, se enteraban porque temblaba todo el suelo, a veces incluso los domingos por la mañana, pero sólo después de misa. Las pruebas acabaron por las protestas generales. La zona dicen que no ofrece ningún riesgo para una visita corta, sin embargo, sus efectos han producido graves alteraciones de salud, a más de medio millón de personas que carecían totalmente de protección;  la lista de enfermedades revuelve el estómago. Todavía hoy siguen apareciendo y seguirán mucho más. El presidente cerró la zona en 1991 después del colapso de la URSS, ofreciendo ayuda a las víctimas, que resultó ridícula.

Desde aquí partimos para la frontera rusa.

Para la próxima quedan fotos de Altai  junto con las de Mongolia (no os las perdáis).

 

 

 

 

~ por juanmaindo en septiembre 1, 2010.

5 comentarios to “mongoliara hemezortzi (18)”

  1. Seguro que antes de llegar no sabíais tanto de la historia de Kaza……
    De todas formas parece que lo visto no es una maravilla.Los maravillosos sois vosotros que sin daros cuenta estais “casi” al final de vuestro viaje. Claro que lo bueno siempre está al final.

  2. Después de unos días de vacaciones retomo con ansia el diario de viaje. ¡Que prosa! El equipo de documentación es una joya y los reporteros gráficos un lujo.
    Disfrutad por el resto de los mortales que babeamos con vuestra aventura.
    Saludos
    Alberto (Asturias)

  3. Bueno, pues a mi ya se me han acabado las vacaciones y vuelvo a visitaros para pasar un poco de envidia…joder, lo que me ha costado ponerme al día, váis a conseguir aficionarme a la lectura!!!
    Periko, ya te vale, que me has dejado “solo ante el peligro”…
    Venga, disfrutar, ta ondo segi!!!

  4. Bueno: dejé un día de leeros y ya estáis en otro país, esto es in-creible de verdad. Que lección nos estáis dando a todos con vuestras hazañas, que no son otra cosa que eso, porque yo, vamos, que no me veo ahí ni en sueños. Jo, estamos todos aprendiendo un montón de vosotros pero no sólo en geografía, historia y arte; estamos aprendiendo otras cosas, las que sirven de verdad para continuar creyendo en la raza humana . Nada más. Hasta la próxima. Txema and my nos vamos de finde a Formentera. En fin, una aventura. Un abrazo muy fuerte a todos. Aburrrrrrrrrrrrr

  5. Ya somos aficionados a los relatos de viajes. Me lo paso fenómeno leyendoos y viendo las fotos, ya no tengo ni envidia,… porque viajo con vosotros.
    Punets

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: