afrikara bost (5)

Saliendo de Essaouira hacia el Sur, hay infinidad de playas con abundantes olas que son la delicia de los surferos. A tenor de su afluencia y del turismo extranjero, han ido surgiendo albergues, pequeños hoteles, campings y maisons d´hautes. Los marroquíes también van mejorando su nivel y surgen villas y urbanizaciones con mejor y peor acierto. Se ven muchos edificios vacíos o sin terminar y dicen que la crisis europea les afecta  fuertemente.

          Antes de llegar a Agadir, a 20 km., paramos a tomar algo en una bonita terraza para cruzar la ciudad después y parar más adelante, pero vimos tanto turista paseando, en bici,en moto etc… que al ver un letrero de camping nos acercamos a curiosear. Aquello era la nodriza de todos los campings: supermercado, restaurantes, aquapark, galería de arte, paseos a caballo, cursos de árabe, de informática, de manualidades, piscina de adultos, de niños, de mujeres, alquiler de chalets y de tiendas equipadas etc…etc…, y nos quedamos, por supuesto.La limpieza era absoluta tanto en las calles como en los servicios, grandes y muy bien equipados. Las parcelas eran amplias y delimitadas con setos, y las enormes caravanas, muchas de las cuales tenían pinta de pasar todo el invierno allí, transportaban bicis, motos y quads con los que se movían por el camping y hacían excursiones. Calculamos que habría más de 500 vehículos, y había lavandería de ropa y de coches. Alucinamos del nivel. Su página por si a alguien le interesa es: www.atlanticaparc.com   También estaban un par de vascos. Los identificamos porque en las camisetas ponía KUTIXI. Con un par de ruedas, como tiene que ser.

          Por la mañana cruzamos Agadir. Una gran ciudad, hoteles de lujo, bien urbanizada; da idea de ciudadanos de buen nivel pues su clima lo favorece. Dicen que el sol luce 360 días al año, y debe de ser verdad, porque ese día desde luego brillaba y a nosotros no nos importan los otros 359.

          Como os podéis imaginar, fueron nuestros queridos vecinos, los lusos,los primeros en instalarse con su correspondiente fortaleza en la colina, pero el Mohammed de turno, antecesor de nuestro amigo, el III, que vino dos siglos más tarde,apenas les dejó tiempo para descansar, porque sólo 40 años más tarde, los pilló un poco bajos de forma y les invitó amablemente a marcharse: es un “ pour parlé “. Por lo visto ideó un sistema táctico, el de la patada en el culo, que más adelante nuestro amigo Mohammed III aplicó en sus escaramuzas con excelentes resultados, como hemos visto. Por cierto, Mohammed era su nombre abreviado, el de guerra, porque realmente era SIDI MOHAMMED BEN ABDALLAH, pero comprenderéis que sus huestes, en el fragor de las batallas, le tratasen más coloquialmente: Mohammed para aquí, Mohammed por allá. De la otra forma quedaría más señorial, pero sería un poco confuso y como atropellado. No hay como las órdenes escuetas.

          Nosotros, debido a nuestra avanzada edad, que no viejos, recordamos el terrible terremoto del 60 con un saldo de más de 15.000 víctimas. Como la mayor parte quedó enterrada entre los escombros de la ciudad vieja, la dejaron como cementerio, y construyeron la nueva ciudad con trazado moderno y fuera de la zona peligrosa, empleando técnicas de construcción antisísmicas. Como entonces éramos jóvenes, fue nuestro primer conocimiento de una catástrofe, y la verdad, nos impresionó mucho. En las laderas de la colina donde se asentaba la kasba, hay unas enormes letras en árabe: “ Teme a Dios y respeta al Rey “, dicen que dice. Nosotros árabe, no entender pues.

          Siguiendo la ruta había marismas, salinas, continuaban las playas y más y más y más surferos; desde la distancia parecían sapaburus en el agua. También empiezan a aparecer los dromedarios.

          Y así andando andando llegamos a Sidi Ifni, de infausto recuerdo en nuestra memoria. Perico pidió voluntario cuando le tocó la mili, hacía cuatro meses más de lo normal , pero elegía el sitio. De ésta forma la hizo en Loyola, Donosti.  Juanma que fue un poco más tarde, también se quedó en Donosti por sorteo, y por suerte. Los destinos por aquí eran Sidi Ifni, El Aaiun, y también estaba Villa Cisneros, hoy Dakhla.

          Todos cuentan de todo  según les va en su destino, y aquí es como en cualquier otro, sólo que en éste, la distancia y el aislamiento eran los principales obstáculos, ya que la vida alrededor de todos los cuarteles , sigue parecidos derroteros. Según nos contaban, tiene que haber muchas Fátimas que aún se acuerdan de sus soldaditos, y viceversa. Hacían de amigas y de madrecitas, y los chicos se dejaban querer, pobrecitos ellos, pero siempre con el recuerdo de sus madres y novias en el pensamiento, faltaría más.

          Siguiendo el cartel de un hotel, llegamos al centro de la ciudad antigua, y también centro militar de la oficialidad y de gobernación. Está sobre una colina en la misma orilla del mar, envuelta en la bruma de las olas que rompen a sus piés, y salpicada de  antiguos edificios militares como testigos de un pasado que no sabemos si fue mejor, pero si diferente. Da gusto dirigirse a las personas mayores y no tan mayores en castellano, lo hablan y además están encantados de hacerlo, con lo que las lenguas rápidamente se sueltan…. Nos aprecian, porque después del  “bienvenidos “ largan cosa fina.

          Lo primero: toda esta parte antigua está recién asfaltada y limpia. Parece que haya una campaña de rehabilitación, porque también están construyendo un paseo por todo el borde de la playa, da imagen de progreso.

          La plaza central, antes de España, ahora de Hassan II, era el centro neurálgico del estamento político y militar de entonces, ya que según nos explicaron, quedan siete edificios que formaban la cúpula del Gobierno como: el hospital que sigue en uso, el Ayuntamiento también, la antigua iglesia es ahora juzgado, el consulado es hotel, y está la residencia del gobernador etc…

          Según nuestro informante, que por cierto  perdió a algún familiar en la guerra de ifni contra Marruecos, todos estos edificios cerrados y abandonados, no se pueden tocar, ya que su propietario es el gobierno  español, y lo mismo pasa con los acuartelamientos de la tropa que se ven en otra colina. Aunque España abandonó el territorio, mantiene la propiedad de los edificios. Su situación en la colina es tan interesante, que en repetidas ocasiones han querido comprarlos ciudadanos ingleses, pero no están en venta. El hotel en que nos hospedamos fue consulado y Franco se hospedó en él el año 1965, en la salida que hizo para visitar todos los acuartelamientos del  Sahara español. El hotel fue propiedad de un ciudadano español, y con el tiempo se vendió a uno marroquí. El territorio de Ifni se abandonó en el año 1969, y el Sahara español en 1975.

          Al fotografiar nuestro hotel y la casa del escudo, nos   llamó la atención un cartel anunciando “ HOTEL SUERTE LOCA “. Seguimos la indicación y llegamos al hotel  en el que luce la inscripción: “ abierto desde 1934 “. Fueron la familia GRAN sus primeros propietarios, al mismo tiempo que los militares tomaban posesión de la plaza

          Aunque estamos al borde del desierto, la ciudad no es muy calurosa porque siempre sopla la brisa. Cuando nos hemos marchado por la mañana ,el termómetro marcaba 13º, el cielo estaba cubierto y nos ha venido bien para cruzar el desierto que tenemos por delante.

          Para muchos ya sabemos que no son mas que historias de la puta mili, de tíos, vamos, pero si no hacemos mas que correr kms. ¿ qué puñetas os vamos a contar ? y menos mal que le hemos tenido a nuestro amigo Mohamed, que si  no…….

        “Si algo puede salir mal, saldrá mal” – Si el vehiculo se averia, todo lo que haga para arreglarlo solo conseguirá estropearlo más. (teorías de Murphy para un viaje transajariano)

~ por juanmaindo en enero 10, 2012.

4 comentarios to “afrikara bost (5)”

  1. Venga txabales, que esto empieza a ponerse bien. Atrás queda la crisis y el mamoneo. Ya contaréis….

  2. A mi la mili no me quiso y no tengo batallitas que contar.
    La cosa va cogiendo temperatura…
    Me coloco bien el “buff” para no tragar arena y me dispongo a atravesar el desierto, sudar y disfrutar de las siguientes crónicas.
    GRAN ROVER, pórtate.

    “La arena del desierto es para el viajero fatigado lo mismo que la conversación incesante para el amante del silencio”. (Proverbio persa)

    Saludos
    Alberto

  3. Pero bueno, ¡qué pasa chicos!, ¿vosotros por ahí recorriendo el mundo y yo sin enterarme? Por Dios! que no tenéis perdón. He empezado a leer hoy la aventura, y a ver , ¿a quién no le gustaría un viaje de esa guisa? Pues como hay para todo el mundo en esta vida , pues al Txema por ejemplo, que no le busquéis en esto, pero os iremos siguiendo cada día como podamos, por correo y fotos, que son, vamos, una pasada , que chulada ………….Todo lo lejos que he llegado en este periplo que habéis empezado es a Essaouira, que me pareció precioso, que me gustó mucho, vaya. Volveré a la carga mañana. Por favor, cuidaros mucho, que el viaje es largo y tenéis mucho camino por delante. Adeuuuuuuuuuuu.

  4. Ánimo chicos, los paisajes son de “Las mil y una noches”. Sólo faltan Los Reyes Magos, con tanto camello… Besos!
    ELENA y GONZALO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: