afrikara hogeitabat (21)

  DOGONES 2

 

          Como os dije, por la tarde estuvieron de  visita en otro pueblo, Ibi, al que le estaban cambiando el cañizo del tejado de la Toguna, o casa de la palabra.  El nuevo puede llegar a los 4 m., y todos los jóvenes trabajan con ahínco, tardan tres días con el nuevo y luego tienen una gran fiesta. La Toguna es una construcción de troncos verticales, con un entramado superior donde se acumulan varios metros de palos y cañas para protegerlo de las inclemencias. Es muy bajita, de modo que tienes que entrar agachado, y permanecer sentado o tumbado, así nadie es más ni menos que nadie. El suelo puede ser de madera, piedra o lo que sea, y es donde se reúnen los ancianos del pueblo para deliberar, conducidos por el Hogón, el anciano de más edad y responsable de que las tradiciones pervivan. Cuando éste muere, continúa en el cargo el siguiente de más edad, al que ha debido de transmitir sus conocimientos orales sobre su origen, el cosmos y los espíritus ancestrales. Normalmente es el  lugar de encuentro y descanso para los más viejos de la aldea.  Las mujeres tienen prohibido el  acceso. Cada vez que llegan a un pueblo, van directos a la Toguna para presentarse al Hogón, y pedirle permiso para recorrerlo  y fotografiarlo, sin que nadie les moleste. Normalmente están dormidos o rascándose los piés, y no juegan al mus porque no tienen cartas. Para la nueva Toguna les aconsejó Serou dar un pequeño donativo, que añadido al suyo propio colaboró a una magnífica exposición de sonrisas a cuál más desdentada, pero agradecidas.

 

          De todas formas, en su concepción del universo, desde tiempo inmemorial, conocen tres estrellas detrás de Sirio, dos que se descubrieron en los años 70, y una tercera, invisible, junto a las otras, que no se detectó hasta el 95 con un potente telescopio, confirmando así  la versión Dogón.

 

          En ese mismo pueblo visitaron a un pintor moderno que trabaja en exclusiva en sus cuadros con el tema Dogón. Estos representan escenas de la vida cotidiana, y también temas relativos a la influencia de los espíritus en sus creencias animistas, y la representación de los mismos en sus diversas  manifestaciones imaginarias. Es muy conocido en Mali y participa en expos colectivas sobre arte contemporáneo en el extranjero, y le compraron algunos.

 

          Volvieron a Sangha por la misma infecta pista de la mañana, y en el hotel vieron el partido Mali- Gambia para el tercer puesto de la Africa Cup, discutiendo de fútbol, quién lo diría, con los empleados del hotel, pues eran los únicos clientes no sólo del hotel, sino de toda la meseta.

 

           Por la mañana, antes de bajar , pasaron por el adivino. Este señor, por la tarde, hace un cerco de piedras, marca rayas y clava palitos en función de las preguntas que le plantean los vecinos como: salud,cosechas, animales, amor, caza etc….Por la noche, una zorra, de cuatro patas, se acerca, merodea por el área marcada y se va. Por la mañana, el adivino analiza las huellas y los palitos derribados, interpretando las respuestas que la alimaña ha dejado. Lo curioso es que pasa siempre. A veces se juntan dos o más adivinos, y es alucinante verles seguir los pasos marcados y extraer conclusiones. Y eso sin entenderles. Ni  Juanma siquiera, porque éstos no hablan Wolof.

 

          Después bajaron otra vez la pista para encontrarse con un interesado en comprar el Gran Rover, y con el que habían quedado a las 8 am. Como no apareció, Serou le llamó y contestó el otro que no había podido, y que estaría allí a las 5 pm. Le dijeron al guía que le contestase que, a las 5 pm.se  reuniese con su querida madre allí mismo, y que le diese recuerdos de nuestra parte. Se imaginan que Serou no tradujo literalmente su respuesta, o no se lo dirían muy claro, ya sabéis, la lengua de Voltaire no es su especialidad.

 

          De aquí se fueron a Yabatalou, en el otro extremo de la falla, para comprobar un encargo hecho por un amigo de Perico, Tomás del barrio de Zubieta. Este vino un par de veces de vacaciones, para trabajar en la construcción de una escuela levantada con ayudas del País Vasco, y debían comprobar su acabado y puesta en marcha. El edificio estaba acabado, pero como era domingo estaba cerrado. Tres maestras están allí destinadas. Objetivo cumplido. Tuvimos que ver las  tiendas del jefe del pueblo y del amigo de Tomás que, por cierto, llevaba un “ zorro “ polar puesto que le regaló, y estábamos  a 30º de calor.

 

          Para llegar a este pueblo cruzaron toda la llanura de arena, y el Gran Rover se tuvo que emplear a fondo. El Africano gozándola como un enano y daba gusto oir al motor trabajando duro.

 

          En otro pueblo pararon junto a una charca inmunda y les dice Serou que hay cocodrilos, y era verdad, pero lo raro es que no se mueran, porque es muy pequeña y de un verde muy sucio. Al preguntar lo que comen, les dicen que ranas, que hay muchas y también peces. La verdad es que allí no puede haber ni lo uno ni lo otro. Encima les cobran 1000 F. por mirar la charca. Suponen que es para comprarles cacahuetes a los pobres bichos, o galletas de coco, a elegir.

 

          Subieron a Bandiágara para comer, y de vuelta a Sangha les propuso ir a otro pueblo del borde superior de la falla, Nakomo-da, donde tiene amigos. Presentaciones, apretones, bon yur, saba bien, y lo recorrieron todo. También aquí tienen la cebolla como cosecha principal de invierno.

 

          De todas formas, las enormes extensiones del valle que se ven amarillas, cuando llegan las lluvias, se aran con vacas y arados primitivos para plantar mijo, sorgo, maíz y algún otro cereal, con lo cual , en temporada, todo aparece verde, y los ríos se multiplican provocando destrozos y arrastrando pistas enteras.

 

          Ya era tarde, más bien de noche cuando llegaron al hotel, tomaron una cervecita, arreglaron cuentas y le regalaron un saquito de arroz de 5kg. que tenían para la ocasión, despidiéndose muy afectuosamente. Agur eta beste bat arte.

 

 

~ por juanmaindo en febrero 17, 2012.

Una respuesta to “afrikara hogeitabat (21)”

  1. ¡¡ Dos crónicas de una sentada !! txatxi.

    África siempre da más de lo que recibe.

    G. R. se te ve muy bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: