afrikara hogeitabi (22)

 EL GRAN ROVER

          La otra mañana, yendo a Yabatalou, me he sentido importante, la pista normal estaba rota y un paisano, en un momento delicado, se me ha subido para dirigir a estos ignorantes por pistas mal dibujadas y peor trazadas, pero que, designios ocultos, llegan a su destino; ni GPS ni nada.

          ¡ Qué gozada !, le he echado huevos, me he mordido hasta los dibujos de las ruedas para superar las pendientes de arena, atasco, marcha atrás y el Africano que casi me saca el pié del acelerador por el faro de todo lo que empujaba. No importa, he disfrutado como hacía tiempo que no lo hacía. Las pistas de piedra en segunda corta no son mi especialidad. Lo mío es la arena, el Africano me comprende y me da caña. Cualquier 4×4 en sus manos es una máquina perfecta, hasta yo, pobre infeliz, que encima sospecho que me quieren dar la patada, disfruto. A veces se esconden detrás de mí para que no oiga lo que dicen, pero estos capullos están tramando algo.

          La otra noche vino de repente un tío, y así como si nada, me mete un dedo por el tubo de escape, sin previo aviso, ni que fuese de uso público. Le eché un pedo con aceite para que se jodiese y se fue con el dedo todo negro. Hasta ahí podíamos llegar. Resulta que luego me enteré que me habían ofrecido a un individuo, y el interfecto quería comprobar si consumía aceite. No te jode, pues claro, como cualquier coche que se precie, sobre todo con técnica española, y en Africa más.

          Os cuento. En Djenee sacaron fotos de un compadre que estaba ya desahuciado, daba pena. En otra ciudad había otro exacto a mí, y también  “ descojoné “, es que en francés suena más light, y encima le miraban para ver qué tenía de aprovechable. Le sacaron fotos y además les daba pena. Como intenten algo así conmigo, tendré que defenderme. Habrase visto, les llevo a todos los sitios arranco casi en frío, no consumo aceite, por lo menos no mucho, no pincho, el agua ¡ bah ! ni caso: me sobra. ¿ Qué más quieren ?.

          También les he oído decir que, quizá me dejen aparcado en alguna misión católica, pero que sea de monjas, que seguro que no me meterán el dedo y  me cuidarán mejor, para que el año que viene se organice una expedición que me rescate de vuelta a casa, donde por fin podré descansar, ¿ no me lo merezco ?.

          Apuntaros jodidos, que os morís de envidia, pero no os decidís. La esencia del viaje se transmite a través de los epílogos que acompañan a los comentarios de Alberto, primo del Africano, que disfruta más que ellos, y que les anima en su deambular por los caminos alegres y amargos con que se topan. No todo son sonrisas, también hay lágrimas, sobre todo las mías porque les veo venir, y como me la jueguen, no les pienso perdonar. Con los sentimientos no se juega. ¡¡¡ Palabra !!!.

~ por juanmaindo en febrero 17, 2012.

5 comentarios to “afrikara hogeitabi (22)”

  1. G. R. desde aquí hemos sabido valorar tu esfuerzo. El verdadero protagonista SIEMPRE has sido tu. Esos dos, simples paquetes que dejan que cualquiera te meta el dedo por la retaguardia y se permitan el lujo de cuestionar si pierdes o no aceite. Monjitas o no, tú cumple con tu cometido que para nosotr@s serás un campeón, el gran nómada de esta aventura, acompañado de dos viejos zorros (estos de dos patas), que se ha dejado el caucho por el camino para que tod@s disfrutemos un puñao.

    Hakuna matata, Gran Rover.

  2. Qué envidia me dáis!! No se cuándo regresáis, pero quería escribiros antes del regreso!! Ya era hora.
    No lleguéis antes de que pase este frio glaciar que nos acompaña.
    Por aquí todo igual. Hoy vamos a Tolosa para ver el ambiente carnavalero!
    A ti, GRAN ROVER, no te dejes que te ninguneen esos dos!!
    Yo voto por que te dejen con las monjitas, que de vez en cuando te darán un buen baño, porque limpias son un rato!!
    Bueno, muxus mil para los tres

  3. Es que vamos, no tienen corazón! Y encima dejan que te toqueteen en lo mas sagrado, lo dicho: yo de estar en tu lugar los dejaba tirados un día para que supieran, que ya está bien hombre. Bueno Gran Rover, de todas maneras tú ya sabes lo mucho que te quieren y si te dejan lo harán en buenas manos, pero de seguro que te añoraran en mucho tiempo. Abur.

  4. Saludos y un agradecimiento por lo mucho que nos estáis haciendo disfrutar con este increíble viaje. Las fotos maravillosas, el gran rover fantástico. Que siga la aventura. Fito

  5. Como Alberto ha omitido una frase en su comentario, yo no voy a dejarte sin ella, Gran Rover .

    “Yo no se cómo es el alma, pero si es que existe, los motores deben tener una porque se quejan, se desesperan, se rebelan y se comportan como niños a los que se forma, día a día, educándolos”
    Enzo Ferrari

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: