afrikara hogeitabost (25)

  ESCLAVOS BAJO LAS PALMERAS

           En Paracou, por la noche, cayó una fuerte lluvia, la primera en dos meses, que refrescó un poco el ambiente.

          Con la mañana tan rica, iban  tranquilos cuando de repente oyen ¡¡¡ GGGGRRRRRRR!!! en la transmisión. Qué raro, comentan, pero al cuarto de hora suena el mismo ruído pero un poco más largo. Paran, miran, se meten debajo, nada raro. Al pasar por Save encuentran un foso donde poder meter el vehículo. Comprobar transfer, grupo, caja de cambios y todo estaba bajo de nivel. El aceite con grasa que metieron en Bamako al grupo, parece degradado, por lo que lo cambian entero, y los demás los nivelan.

          De vuelta a la carretera, sudando como guarros porque la temperatura ya es de 33º y mucha humedad. Prestando atención constatan que le ha quedado un pequeño run-run, apenas perceptible, pero que sospechando su origen, comentan  que es mejor que cambie de dueño cuanto antes, no vaya a ser que la cosa vaya a más.

          Pasan por una zona de grandes bloques graníticos, donde los católicos han edificado una gran basílica dedicada a la virgen que, dicen que se apareció en una cueva de entre las rocas. Una vez al año hay una gran peregrinación, pero la afluencia de devotos es constante, como lo demuestran la cantidad de restaurantes y vendedores de todo tipo que jalonan ambos lados de la carretera . Parece por lo expuesto, que lo típico debe de ser comprar bolsas de tapioca, porque la venta es exclusiva y masiva.  Es curioso observar unas estatuas en piedra de guerreros romanos como centinelas de la iglesia.

          Así nos vamos acercando a Abomey, ciudad mítica, capital del antiguo, fiero y esclavista reino de Dahomey.

          El área palaciega está rodeada por un muro de 4 km. y tiene 10 m. de alto. Cada nuevo rey erigía su palacio sin destruir los anteriores, llegando a haber 12. Fue la estructura real más grande de todo Africa del Oeste, y también forma parte del archivo ruinoso- histórico de la Unesco. Hoy alberga el Museo de Historia en tres palacios –barracones que quedan, de obligada visita, por lo menos para que no te engañen contándote historias por no haberlo visto. Todo muy deprimente, bueno pero mal conservado. No se puede sacar fotos, no sea que se vea lo decrépito del lugar y ahuyente el turismo, que sale a través de centro de artesanía. Los franceses edificaron sus instalaciones gubernamentales en el mismo recinto real, después de deponer al último rey, Béhancin, al final del XIX.

          La historia de este país es muy curiosa. A lo largo de la costa se establecieron centros comerciales, por parte de Portugueses, Franceses, Alemanes e Ingleses, que edificaron sus fuertes en Ouidah y Porto Novo. Entonces los reyes cayeron en la cuenta de que era más rentable venderles negros que productos, y que haciendo incursiones en los estados vecinos, extendían sus reinos, y de paso, vendiendo los capturados a los comerciantes extranjeros, sacaban una pasta gansa. A su vez, destinaban parte del dinero a comprar armas a sus mismos clientes, con lo cual, las racias fueron  más contínuas, más salvajes y más rentables. Se calcula que durante más de cien años, embarcaron un mínimo de 10.000 esclavos al año, cuyo destino era Brasil y el Caribe, sobre todo Haití , llevándose consigo el Woodoo.

          Por esta razón, la costa del reino de Dahomey se llamó La Costa de los Esclavos. Esto acabó con la colonización francesa, pero lo pagaron caro, porque la cantidad de soldados muertos en los fuertes combates, fueron con las armas que ellos mismos habían vendido.

          En Ouidah hay un monumento en la playa, que recuerda el punto de no retorno, para los pobres infelices que embarcaban.

          Y con esto  y un calor tremendo, llegaron a Gran Popo, lugar de esparcimiento para los habitantes de Cotonou y Porto Novo, y donde recalan parte de los turistas que inician o finalizan su recorrido por el país. Se alojan en el Awale Plage, de cara al mar, todo palmeras y cocoteros, piscina, cervecitas, noches cálidas, pescadores etc… y tratando de contactar con los interesados que han ido apareciendo en sus exhibiciones callejeras. De todas formas, el idioma gabacho no es su fuerte, porque acuden al recepcionista para que haga de intermediario, y ni aun así: un intensivo no les vendría mal.

~ por juanmaindo en febrero 25, 2012.

2 comentarios to “afrikara hogeitabost (25)”

  1. Lo de los esclavos, sin comentarios.
    Cambiar de dueño ¡qué osadía! y todo por un ruidito de nada.
    Me gusta el féretro-móvil y envidio estar por esas playas, aquí hoy llueve.
    Esto va sonando a final pero sigue siendo emocionante. Les photos, spectaculaires.
    A bientôt.

    “Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo” (Pablo Neruda )

  2. Que fuerte el motorista funerarias!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: