afrikara hogeitasei (26)

 BOMBA VA BOMBA VIENE – FINAL CON APUROS

              Ya les ha llegado por activa y por pasiva alguna noticia de que, además de contar sus penas y glorias, se enrollan contando cosas que a mucha gente no le importa nada. Es normal, ya se imaginan que habrá lectores, a los que una explicación más o menos amplia sobre el país, historia, vida, milagros y costumbres, les resulte amena e interesante, toda vez que su disco duro todavía puede almacenar una información que de otro modo, no se va a entretener en buscar. Están convencidos de que sobran dedos de una mano, para contar los lectores que han podido consultar en internet, para saber algo sobre Benin o cualquiera de los otros países, sin embargo, con el rollo que sueltan, ya saben que es suficiente para formarse una ligera idea.

          A los que no les interese la información, o tienen el disco ya tan duro que no entra nada, tienen la facilidad de escoger lo que les agrada y prescindir del resto. Consideran que esa mínima información forma parte del viaje, porque como ellos mismos la están viviendo, sólo desean hacer partícipes a los demás.

          Como colofón, a los que no les interesa la palabra escrita, que vean las fotos, se solacen con ellas, las disfruten, y si algún día tienen la oportunidad, no dejen de sumergirse en otros países, ambientes y culturas, porque aun sin disco, ni duro ni blando, la información y la vida entran por los ojos, la nariz y la piel.

          Dar la mano, significa transmitirse no sólo el saludo, sino la admiración, el cariño, la emoción y el respeto. Todo eso y mucho más se demuestra con un apretón, y más en estos países donde la jerarquía es absolutamente respetada, tanto en la relación familiar como social, y es además un deber y una obligación.

          ¿ Quién no ha sentido alguna vez, a través de un apretón de manos, un deje de rechazo, de compasión o de amor, que empieza en la mano y se transmite como una descarga eléctrica por toda la piel del cuerpo?. El contacto con esta gente, siempre dispuesta a saludar, desde niños a viejos, con franqueza, mirándote a los ojos, unos con mirada alegre, otros ya un poco cansada, con tacto suave o rudo, os va a decir más que todas las wikipedias que podáis consultar. Al tiempo, colegas.

          A lo que estamos. El jueves 22 se acercaron a la frontera de Togo para husmear en la aduana sobre las tasas para la venta de coches, y visa de tránsito por si hay que volver a Burkina para dejar el coche al cazador. El futuro no está nada claro.

          El viernes fueron a Ouidah, punto de embarque de esclavos, para ver el punto de no retorno, la pista que lo une al pueblo, apodada “La Ruta de los Esclavos “, los fuertes de los colonizadores y alguna cosa más. Se acercó un chico que dijo ser mecánico, preguntó el precio del coche y llamó a un amigo. Llegó éste, que era el hijo del jefe de un poblado de pescadores, con otro mecánico, y se fueron los cinco para el poblado por entre los cocoteros y pescadores de la orilla. Faltando 2 km. para llegar, el coche que pierde fuerza y que se para en mitad de la pista, visto y no visto. Se bajaron todos, y los especialistas, incluído el mecánico sin fronteras, empezaron a husmear  conductos, filtro gasoil, bomba etc… Al rato ven  que está  floja la entrada de gasoil a la bomba, por lo que ha podido coger aire y pararse. Con un pedazo de cuerda añadido a la arandela fabrican una junta; apretar, bombear, purgadores….y en un rato ya estaba en marcha camino del poblado.

          Llegaron con el hijo del jefe conduciendo para presionar un poco. El jefe, en la toguna, estaba departiendo con los ancianos. Saludaron a todos y se sentaron a esperar su turno de atención. Cuando se fueron los mayores, les llamó a su lado, junto con el hijo y el mecánico, para recabar información de unos y negociar el precio con los otros. Luego se dió una vuelta con el coche. Después de conversar un rato, el “ Papá “ como le llamaban, les dice que como las tasas son muy altas, 1300 €, que no puede pagar más de 2460 € en vez de los 3800 que le pedían.

          Le dicen que no, se saludan, se despiden y vuelta. A los tres km. otra vez igual, pierde fuerza y se para. Aquí ya todos moscas, se le hace de todo y no había tu tía, hasta que el mecánico dice que la bomba, unas veces falla y otras no. Desmontar y colocar una de tercera mano que quedaba, y después de una hora de sudor, arena y gasoil, es decir: pringue total, el coche arranca y se van a tomar una cerveza. Gracias, fotos, tfnos., y al hotel. Y el hijo del  jefe, como es lógico, de pena.

           La vuelta con el corazón encogido por la venganza del Gran Rover, porque a eso se llama tener mala baba. Le dijeron que no, que entre los pescadores no era su sitio, que era un poco sórdido para su categoría, y que le encontrarían algo digno de su alcurnia, y ahí estamos.

          El sábado, último día de las vacaciones del viaje, se entretuvieron por la playa, con los vecinos pescadores, con los críos tratando de volar sus cometas hechas con bolsas de plástico, ( y volaban ), con las pescadoras de camino a la red recién sacada del agua, para repartirse el pescado, y bañándose. Por cierto; si las medusas fuesen buenas, no habría tantas ni tan gordas. Los niños les metían la mano en el estómago, para quitarles los pececitos que se acababan de tragar, y se los llevaban a sus madres. Las medusas ni se atrevían a picarles.

          La cena ese día fue alrededor de la piscina, y como despedida de las vacaciones del viaje, brindaron con champán que traían desde Donosti. En realidad querían abrirla cuando vendiesen el coche, pero después de lo del día anterior, decidieron que cualquier momento es bueno, aunque no sea el mejor.

 

~ por juanmaindo en febrero 28, 2012.

4 comentarios to “afrikara hogeitasei (26)”

  1. Pues por mi podéis escribir y escribir, me lo he pasado muy bien y he aprendido mucho. No se si algún dia podré hacer algún viaje así, sin más, pero por lo menos con vosotros (y por segunda vez) he disfrutado mucho con todo, textos y fotos.

    Nos vemos, Besos.

  2. Bueno, yo soy de los que leen los textos hasta la última línea, aunque sea para sacar algún defectillo y , sobre todo, para seguir vuestro periplo y vivencias día a día. Asi que , a seguir así ¿ eh ?
    En la foto del brindis teneis los ojos brillosos y parece que os cuesta vocabulizar.

  3. Siempre he seguido con emoción y, sobre todo, con envidia vuestras correrías por el mundo mundial. Recuerdo con emoción vuestras sesiones de “diapos” comentadas en el antiguo caserío de Orexa. Habéis logrado lo que much@s sólo hemos soñado y lo mejor de todo: nos lo habéis contado y muy bien. Si hubiera existido la posibilidad de llegar a la luna en un G. R. lo hubiérais intentado y probablemente conseguido ( y hasta le hubiérais vendido el vehículo al primer astronauta o marciano que estuviera por ahí).
    En todo caso cada uno es muy libre de seguiros o de conectarse al yutube, facebuc, ibey o a la cochinada de turno. Yo os he leido, os he visto y me he emocionado con todo ello. ¡Lástima que lo bueno se acaba pronto!
    Es normal que G. R. busque algo de venganza y poca pasta ofrecen para un artilugio que solo por la experiencia que acumula vale mucho más que todo eso, a pesar de esos achaques.
    Primo, bonita esa peineta cangrejil.
    Os envío un gran apretón de manos.

    “El hombre que no viaja y no visita en toda su extensión la Tierra, llena de una infinidad de maravillas, es una rana de pozo.” (Panchatantra)

    Intenté colocar un comentario en “afrikara 24” pero por más que lo enviaba no conseguí publicarlo.
    En mi blog (http://ogiatalabea.blogspot.com/) tengo un enlace al vuestro.

  4. La verdad es que no se que decir. Durante este viaje y el anterior he seguido vuestra aventura con interés y con buen humor. He aprendido un montón de vosotros y también de todos aquellos que iban comentando la jugada. Tenéis unos seguidores que ya los querrían en alguna Universidad para dar clases. Vosotros la habéis dado, clase de amistad, de buen rollo, de interés por conocer y de algo muy importante: de ganas de compartir. Os lo agradezco de todo corazón, me habéis hecho llegar un montón de emociones y eso no tiene otro precio mas que el agradecimiento. Así pues, gracias por todo y espero seguir otros viajes con la misma devoción. Adeu i fins aviat , petons d’una catalana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: