aotearoa sei (6)

Huele. Huele a azufre. Huele a aventura. La cosa se va poniendo interesante.

Mientras deambulan por los campos de lava y fumarolas, las miradas se cruzan rápidas entre ellos sin atreverse a mencionar lo que cada uno está pensando. Las ganas de tirarse en paracaídas son exactamente iguales que el miedo a hacerlo. Quien dará el último empujón para deshacer ese equilibrio?

Mientras tanto, inmersos en el denso ambiente sulfúrico de esta región volcanica de Aotearoa producida por el choque de la placa pacífica con la indoaustraliana, el disfrute de los espacios creados por la naturaleza con sus calderas, geiseres, fumarolas y pozos de barro hirviente permiten distraer los miedos y concentrarse en los pequeños detalles de las formas y colores creados por el agua, la flora tan variada y distinta donde los pinos con sus cortezas rojas alternan con helechos gigantes en un mar de arbustos de manuka.

El primer intento de lanzarse desde 15.000 pies resulta fallido porque las nubes no lo han querido. La question es que es época de lluvias y ha estado lloviendo durante las ultimas 24 horas.

Como hay que seguir avanzando, la caravana se dirige de Taupo hacia el oeste pasando por Taumarunui para seguir la “Forgotten World Highway”. Quien le habrá puesto ese nombre que atrae tanto a los aventureros? Por esa carretera no pasa ni dios, aunque hay desperdigadas algunas granjas de ciervos, vacas y cada vez más frecuentemente ovejas. Lo que más prolifera son los desprendimientos de tierra y debido a eso, a la escasez de combustible y a que la noche se hecha encima la jornada se está haciendo muy larga y no queda otro remedio que parar ahí pernoctar al borde de la carretera en la garganta de Tangarakau. Esto se celebra con una sopa y una tortilla de patatas, aunque Alex tiene que suplementarlo con un buen plato de macarrones, que para eso está creciendo….

mañana más………………

 

 

~ por juanmaindo en julio 3, 2017.

2 comentarios to “aotearoa sei (6)”

  1. Viajar sirve para ajustar la imaginación a la realidad, y para ver las cosas como son en vez de pensar cómo serán”. (Samuel Johnson)

    Una excelente crónica desde las antípodas. El nivel gastronómico un poco flojo pero,seguro, mejorará.

    • El nivel gastronómico es bastante bueno porque aquí hay una cuadrilla de buenos cocineros. Que no sólo en Asturias se come bien. Las chuletillas de cordero y el salmón están bastante buenos. Esa noche tocaba tortilla de patatas y estaba cojonuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: