aotearoa hamalau (14)

Hoy he tenido una conversación con Leon y ademas de algunos secretillos me ha contado lo siguiente:
“Después de las noches pasadas a la intemperie, después de las penalidades de las carreteras cortadas, acometemos con interés el camino hacia los lagos formados por la morrenas de los antiguos glaciares provenientes de los Alpes del Sur. Nuestro primer destino es el lago Tekapo. El día ha amanecido nevando. Las carreteras están impracticables. Los agentes gubernamentales nos exigen calzar cadenas ante cualquier amenaza meteorológica. Una nevada incesante nos hace refugiarnos en las aguas termales del lugar, cosa que nuestros cuerpos agradecen después de más de 2 días sin ducharnos. Después de un baño relajante y unas escalofriantes zambullidas en la nieve nos retiramos a nuestra fragoneta a pasar la noche. Los partes meteorológicos no auguran nada bueno para mañana, sin embargo después de estar toda la noche nevando, el cielo se abre limpio y brillante, con las carreteras heladas pero mejorando según avanza el día. El siguiente destino es el glaciar de Mount Cook. Día despejado y frío ambiente. La noche se presenta muy fría pero antes de que llegue nos dirigimos al Kea Point para tener unas vistas privilegiadas de la impresionante mole del Mount Cook. 2 horas y media de caminata nos dejan en disposición de pegarnos una buena cena, cosa que hacemos en el restaurante Chamois del Monte Cook, donde pasamos la noche por primera vez fuera de nuestra caravana al amenazar una noche muy muy muy fría. Sábanas limpias y buena ducha nos hacen olvidar de momento nuestra fragoneta. Por la mañana la lectura del termómetro que marca 13,5 grados bajo cero y encontrar que el punto más caliente de la caravana es el frigorífico porque todo lo demás está helado, nos confirma el acierto de haber dormido en hotel. Un espectacular amanecer con las cimas nevadas de la montaña teñidas de rosa es el broche final a una buena estancia en el fondo de este glaciar. Emprendemos camino hacia Queenstown donde va a seguir nuestra aventura.”

Nota: Os cuento un secretillo de Leon

“La fragoneta (como la llama él) no tiene gaviotero. Tiene leonera. Se duerme bien. Es amplia. Hay que subir con escalera. Pero no es lo mismo. Los gavioteros son otra cosa……”

 

~ por juanmaindo en julio 16, 2017.

Una respuesta to “aotearoa hamalau (14)”

  1. Si con esa meteorología y con los maltrechos cuerpos (alguno tocado por la edad los kilómetros y el uso) hay que hacer vida en los gavioteros… ¡Ai ene!
    Por lo demás yo sigo “babeando” con vuestras frescas andanzas, tirito con ese frío y sudo con las caminatas. Lo que otros llamarían envidia cochina (una vez más). ¡En fin! Esperando la 15

    El uso de viajar es regular la imaginación por la realidad, y en lugar de pensar cómo deberían ser las cosas, verlas como son. (Samuel Johnson.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: